viernes, 15 de septiembre de 2017

Reseña: Los crímenes del lago, de Gemma Herrero Virto

¡Hola, amigos!


¿Qué tal la semana? Volviendo a la normalidad al igual que yo, como imagino.

Hoy os traigo otra reseña de Los crímenes del lago, de Gemma Herrero Virto, una obra que se presentó al concurso indie de Amazon y a la que le deseo especial suerte, ya que la deboré en un santiamén. Sin ánimo de menospreciar a las otras novelas que participan en este certamen y que he leído, esta es la que más me ha gustado. Supongo que porque el género es uno de mis favoritos. ¿Adivináis? ¡Claro: terror/paranormal! En cualquier caso, esta novela ha sido un auténtico descubrimiento, así que de seguro seguiré la carrera de esta autora de cerca.

Sin más dilación, os presento la reseña:



RESEÑA

Los crímenes del lago

Autora: Gemma Herrero Virto




La novela comienza presentándonos a Eric, un chico en el umbral de la adolescencia que está apenado porque a su novia la han castigado por una travesura y no pueden verse. Al poco, la joven desaparece y tras una intensa búsqueda, la encuentran muerta en el lago junto al que nace el pequeño pueblo de Vermont. Pronto, otro niño desaparece. El joven Eric, junto con tres amigos, deciden capturar al culpable para evitar que haya más muertes.

Pero no todo sale tal y como los niños habían planeado, por lo que los infanticidios se siguen sucediendo y Eric se ve acosado por terribles sucesos paranormales que llevarán a la familia a mudarse a otra ciudad.

Años después, cuando Eric cree que al fin ha logrado superar sus problemas, su pasado vuelve para atormentarle en forma de libro, pues descubre un cuento infantil titulado Los crímenes del lago, escrito nada más y nada menos que por su difunta novia... Desde ese momento, Eric decide regresar a Vermont y terminar con aquello que empezó cuando no era más que un niño.

Esta obra me ha enganchado muchísimo. Me ha recordado a dos obras de Stephen King: It y Un saco de huesos, no sólo porque hay cierto parecido con respecto al argumento, en tanto que hay asesinatos de niños y sucesos paranomales, sino también por la fórmula narrativa, que es bastante parecida a la de It, con saltos en el tiempo en los que vemos, alternativamente, a Eric de niño y de adulto.

El estilo de la autora me parece maravilloso. Escribe muy bien y al libro no le falta ni le sobra una palabra. Describe cuando se necesitan descripciones, añade acción cuando se necesita acción... Y eso no todos los autores saben hacerlo.

Si tuviera que ponerle alguna pega al libro es que el lector puede descubrir quién es es asesino material del libro antes de llegar al final. La pista para descubrirlo es relativamente sencilla. Pero, ¿a quién no le gusta sacar sus conjeturas? Creo que últimamente se tiene sobrevalorada la sorpresa, sobre todo, con el boom de los libros de George R. R. Martin donde todo es impactante. Yo siempre he pensado que la diversión del lector está en poder hacer este tipo de conjeturas en las novelas de misterio, precismante por esto no veo como un defecto que un lector avispado pueda descubrir la identidad del asesino antes del final.

En cualquier caso, recomiendo muchísimo esta obra que tanto me ha gustado que nada tiene que envidiar a un grande como Stephen King. ¡Para que luego digan que los escritores autopublicados no tienen la misma calidad que los de editorial tradicional!




Si mi reseña os ha convencido y os apetece leer esta novela, os dejo aquí el enlace de compra para Amazon.


Eso es todo por hoy, amigos.

¡Hasta el próximo viernes!