martes, 17 de julio de 2018

¡¡¡Estoy de vuelta!!!

¡Hola, amigos!

Como ya sabéis, en los últimos meses he tenido el blog bastante descuidado. Es lo que tiene presentarse a unas oposiciones: que no tienes tiempo ni para ir al baño, ja, ja, ja.

Afortunadamente, ya he terminado todos los exámenes (os adelanto que el primero está aprobado y cruzo los dedos para que el segundo también lo esté) y estoy poniendo el blog de nuevo en marcha.

Mi idea es volver a publicar una entrada cada viernes, como he hecho siempre, para que todo vuelva a la normalidad.

Esta semana toca triple reseña, así, como suena: una colección de tres libros porque he vuelto con muuucha fuerza. ¡Incluso he activado los comentarios de nuevo porque, al fin, os puedo volver a atender como es debido!

Así que en estos días me veréis pululando por vuestros blogs para ponerme al día y, como ya sabéis, el viernes tenéis una cita conmigo.

¡¡¡Un abrazote, amigos!!!

domingo, 8 de julio de 2018

La playa

¡Hola, amigos!


¿Qué tal? Espero que muy bien y disfrutando del verano. Yo vengo hoy a dejaros otro micro que hice con el grupo Nosotras escribimos. Tocaba realizar el ejercicio del tacto punzante y recuerdo que el día que lo escribí a toda prisa tenía ganas de cachondeo, así que ya podéis imaginaros lo que salió, ja, ja, ja.

¡Espero que os guste

LA PLAYA
Noemí Hernández Muñoz






Era un hombre de campo. No le gustaba la playa. Detestaba la sensación de la arena al andar, pues cada grano era como un diminuto cuchillo. Tampoco le agradaba demasiado el agua.

domingo, 17 de junio de 2018

Infancia de peluche


¡Hola, amigos!


¿Qué tal? Yo llena de nervios con el examen a la vuelta de la esquina, pero, aparte de eso, bien.

Al igual que hice hace ya un tiempo, voy a presentaros un micro que escribí con los sabios consejos del grupo Nosotras escribimos.

En esta ocasión, se trataba de plasmar el sentido del tacto suave o sedoso. Así que, tuve que sacar mi lado más tierno.

¡Espero que os guste!




INFANCIA DE PELUCHE

Noemí Hernández Muñoz



Aún recuerdo a la perfección aquel león de peluche que me regaló mi hermano. Era bastante grande y solía ponerlo sobre la cama. Era mi juguete favorito. No sé si porque me lo regaló David o por lo suave que era.

domingo, 20 de mayo de 2018

Venganza

¡Hola, amigos!

¿Qué tal? Espero que muy bien. Yo cada vez más agobiada por la cercanía de los exámenes de oposiciones y el concurso indie de Amazon al que dudo mucho que me dé tiempo a apuntarme, como me gustaría...

Pero no por eso penséis que me rindo ni que voy a abandonar el blog, ¿eh?Estoy programando las entradas de este mes y de las del que viene para que, cada dos semanas tengáis algún relatito o una reseña. Y confío que a medidados del mes de julio (si sobrevivo a las oposiciones, claro, ja, ja, ja) ya pueda publicar de manera regular, tal y como hacía antes, una vez a la semana.

Hoy os traigo un microrrelato que presenté en un grupo majísimo de facebook llamado "Nosotras escribimos", que tiene también un blog, como podéis ver en el enlace que os he dejado.

Este ejercicio consiste es escoger un tacto (en este caso, tacto electrizante) para elaborar un microrrelato. A mí me salió este:

VENGANZA

Noemí Hernández Muñoz





La joven notó cómo las chispas se concentraban entre sus dedos, con una ligera sensación de cosquilleo, tal y como le había ocurrido la primera vez, hacía ya tantos años.

Dejó que la energía se acumulara. El siseo de la electricidad y el hormigueo aumentaron considerablemente. "Más energía", se dijo. "Necesito más". Un calor chisporroteante vibraba en sus manos con tanta fuerza que le producía dolor, pero no se rindió y siguió absorbiendo el poder de las farolas y de las casas de su alrededor hasta dejarlas sin luz.

Cuando consideró que ya tenía la energía suficiente, fijó la mirada en la gasolinera del pueblo y sonrió, con los rayos paseándose por sus pestañas. "Ya nadie volverá a tratarme mal", pensó. 




Espero que os haya gustado. Es uno de esos relatos que se escriben rapidito, por eso agradezco tanto a las compañeras del grupo Nosotras escribimos que me ayudaran a mejorar sus deficiencias.

¡Eso es todo por hoy amigos!

¡Un abrazote!

domingo, 6 de mayo de 2018

El manantial de la salud. Segunda parte


¡Hola, amigos! ¿Qué tal? Yo bastante menos estresada desde que he aprendido a programar las entradas del blog, ja, ja, ja.



Os dejo la segunda parte de El manantial de la salud, para que veáis que no soy mala y no os dejo con la miel en los labios. Eso sí, os recomiendo encarecidamente que os hagáis con vuestro ejemplar de 40 Relatos de fantasía y ciencia ficción porque estoy segura de que esta antología benéfica os gustará mucho y, además, colaboraréis con el Hospital San Joan de Deu para la humanización y tratamiento del cáncer infantil.


Bueno, me dejo de rollos y os recuerdo que la primera parte de relato la tenéis aquí. Ahora, os dejo la segunda parte:

EL MANANTIAL DE LA SALUD
Noemí Hernández Muñoz



Los días fueron pasando y se acabaron sus provisiones. Phiemi y Ronkim tuvieron que cazar y recoger todo lo que se cruzaba en su camino para subsistir. Estaban cansados del viaje, pero se animaban mutuamente a seguir. La fatiga y la tos de Ronkim se reducía poco a poco, pero el agotamiento que padecían era tal que ninguno lo percibió. 

viernes, 27 de abril de 2018

Presentación de Las aventuras de Nuri, Noe y Sora

¡Hola, amigos!
¿Qué tal? Yo estoy en una nube.

Ayer hice, al fin, la presentación de la novelita infantil Las aventuras de Nuri, Noe y Sora (agradezco infinitamente la portada preciosa que le hizo mi amiga Verónica Monroy, escritora, ilustradora y correctora). Como el día estaba nublado y feucho (y habida cuenta de que en la primera presentación que hice, que fue de El poder del medallón, asistió muy poquita gente), estaba segura de que no iría nadie. Vamos, que ponía la mano en el fuego a que había estado más de 130 horas crocheteando muñequitos para que luego no viniera ningún peque...

domingo, 22 de abril de 2018

El manantial de la salud

¡Hola, amigos!



¿Qué tal estáis? Espero que muy bien. Yo un poco menos agobiada porque he aprendido a programar entradas en el blog y creo que esto me va a resultar muy útil para no retrasarme con las publicaciones, que ya me veis últimamente, que llego a duras penas... ¡Malditas oposiciones!

Bueno, me dejo de rollos y voy al grano. Como lo prometido es deuda, voy a publicar la primera parte del relato que se publicó en la antología benéfica 40 Relatos de Fantasía y Ciencia Ficción que reseñé la semana pasada. ¿Adivináis el género? ¡Pues claro! ¡Fantasía, para no perder las buenas costumbres!

Y sin más dilación, aquí está:


EL MANANTIAL DE LA SALUD 

Noemí Hernández Muñoz



La joven Phiemi observó a su hermano con tristeza. La tos del pequeño Ronkim era cada día más acusada y sus asfixias más frecuentes. Lo había llevado ante todos los curanderos de la aldea, pero ninguno había logrado hacer nada por él.