viernes, 7 de julio de 2017

Reseña: El callejón de Jack, de Joaquim Colomer Boixés

¡Hola, amigos!

¿Qué tal? Yo muy bien, leyendo más que nunca y conociendo a muchísimos autores autopublicados.

Hoy os traigo otra reseña. En esta ocasión, la de una novela que se presenta al 4º Concurso de autores indie de Amazon. El autor, por supuesto, es otro de los que he conocido en el estupendo grupo de Facebook llamado Libros, lectores, escritores y una taza de café. Este grupo es una mina de talento, así que os lo vuelvo a recomendar si aún no lo conocéis o no estáis agregados.

Joaquim Colomer Boixés tiene ya dos obras publicadas: El protector, que es de ciencia ficción y reseñaré la semana que viene, y El callejón de Jack, que es de la que os quiero hablar hoy.

Os paso ya la reseña:


RESEÑA

EL CALLEJÓN DE JACK

Autor: Joaquim Colomer Boixés





Esta novela es una mezcla de género policíaco y terror. Cuenta la historia de Jack, un asesino en serie que actúa en uno de los barrios pobres al más puro estilo de Jack el Destripador. Este asesino mata a la mayoría de sus víctimas en su callejón favorito y le extrae los órganos para utilizarlos en ritos nigrománticos. En uno de sus últimos asesinatos, cuando estaba sacrificando unos órganos para volver después de la muerte (aunque su intención era alcanzar la inmortalidad) el inspector Taylor logra abatirlo. El espíritu de Jack vuelve al callejón veinte años después y logra convencer a un joven imprudente a cruzar su callejón, de forma que Jack se apodera de su cuerpo y comienza a cometer un asesinato tras otro con el fin de reunir los siete corazones que necesita para el rito de la inmortalidad. Pero se encuentra con algo que escapaba de sus planes: su libro de nigromancia aún está en poder del inspector Taylor. ¿Podrá Jack vengarse de él y conseguir la inmortalidad?

Este libro me ha gustado mucho. La mezcla del terror, la fantasía y el género policíaco es exquisita, así como la narración a través de los ojos de Jack. Al contrario que otros asesinos en serie, este no es el típico psicópata atormentado en absoluto, sino una persona sádica y malvada que mata no solo por placer, sino para obtener un beneficio de sus víctimas, es decir, sus órganos. El sarcasmo, la ironía y el narcisismo de este personaje se perciben, sobre todo, cuando miente y finge ser el joven cuyo cuerpo ha poseído. Su carácter, a veces violento y a veces caprichoso rayando lo infantil, conquista poco a poco al lector.

El antagonista de Jack, el inspector Taylor, va pasando de forma progresiva de un escepticismo epistémico a una creencia absoluta en los ritos nigrománticos cuando, veinte años después de haber matado a Jack, los asesinatos comienzan a repetirse sin variar en lo más mínimo su modus operandi.

El estilo de la narración es muy ameno y entretenido. Sólo he echado en falta que hubiera un poquito más de descripciones de los escenarios, ya que algunos me ha costado un poco asimilarlos cuando Jack, con uno de sus rituales, consigue desarrollar un pasadizo de pesadilla entre su callejón y un espejo. A pesar de eso (que es tan solo una opinión personal, pues a cada persona le puede gustar que se desarrollen las descripciones más que se desarrollen menos), la novela me ha parecido fantástica. No sólo es amena, sino que la personalidad de Jack, tan sarcástica, te acaba resultado divertida y te conquista por el realismo de los diálogos.

En defininitiva, si os gustan las mezclas de género, os recomiendo mucho esta novela. Sin albergar ninguna duda, me atrevo a decir que la disfrutaréis.

Si os ha interesado la novela y queréis que forme parte de vuestra biblioteca, os dejo aquí mismo el enlace a Amazon.

Eso es todo por hoy, amigos. El próximo viernes, más.

¡Un abrazo y hasta el próximo día!