domingo, 8 de abril de 2018

Reseña: Una historia de asfalto y hospital, de Enrique López Sierra

¡Hola, amigos! ¿Qué tal el fin de semana? Espero que muy bien. Yo ayer tuve un examen de prueba en la academia donde estudio oposiciones y estoy con las pilas a tope después de un merecido descanso ayer por la tarde. 


Hoy os traigo una reseña muy especial. ¿Por qué especial? Porque su autor contactó conmigo hace un tiempo para pedirme que la hiciera. Y no sólo eso, sino que el libro está basado en un hecho real, en la situación que él mismo vivió y que, por desgracia, sigue repitiéndose con mucha frecuencia en nuestra sociedad: sufrir un atropello. Esta obra, además, es de carácter benéfico, ya que buena parte de los beneficios obtenidos están destinados a la Asociación de Víctimas de Accidentes de Tráfico.

Voy al grano y os dejo la reseña: 



UNA HISTORIA DE ASFALTO Y HOSPITAL 

Autor: Enrique López Sierra 




La obra comienza cuando un joven despreocupado y lleno de ilusiones cruza por un paso de cebra y un coche a toda velocidad lo arrolla, dándose a la fuga mientras la vida se le escapa. Lo que a priori podría parecer el fin de todo, se convierte en un renacer. La rápida intervención del personal sanitario le salvó la vida. Pero la historia no acaba ahí. Eso es sólo el comienzo de un sendero de operaciones y rehabilitación, de aprender a caminar de nuevo y de ver la vida desde una nueva perspectiva. 

El estilo de este libro es sencillo y fácil de asimilar. Es un tanto repetitivo en algunas escenas, pero considero que es necesario en tanto que hace hincapié en la dificultad de las operaciones, la recuperación y, sobre todo, en la necesidad de sentirse acompañado por familiares y amigos durante el proceso del renacer. 

Lo que más me ha agradado de conocer este testimonio es la sinceridad, ya que no oculta nada. Nos revela tanto los momento agradables, con los familiares y amigos agasajando al joven paciente, como los momentos más dolorosos, cuando ni él mismo está seguro de que pueda sobrevivir. 

Otro punto a favor es la narración mediante la técnica de flash back y varios narradores: uno omnisciente para tratar el pasado y otro narrador-testigo cuando el joven se entrevista con su amiga Marta para que escriba su historia. 

Confío en haber conseguido interesaros por Una historia de asfalto y hospital o, cuando menos, haberos hecho reflexionar para que, cada vez que veáis una noticia en televisión sobre accidentes de tráfico, recordéis la historia de Enrique y, sobre todo, aumentéis la prudencia, que es la clave de la seguridad al volante. 




Esto es todo por hoy, amigos. 

¡Un abrazote y hasta el próximo día!

2 comentarios:

  1. Desde luego parece uno de esos libros cuya historia y testimonio puede ayudar a otras personas que hayan sufrido esta experiencia traumática. Un abrazo y éxitos al autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, David. Con esa intención lo escribió su autor. Ojalá tenga mucha suerte y ayude para concienciar a mucha gente sobre las imprudencias al volante 😊

      Eliminar