viernes, 3 de febrero de 2017

Suicidio

¡Hola, amigos!

La semana pasada me pilló el toro y no pude publicar nada, pero esta semana no quiero que sea así. No me ha dado tiempo a terminar un relato extenso que estoy escribiendo (intentaré tenerlo para la semana que viene), pero no he querido volver a dejaros sin nada esta semana, así que os traigo un micro de hace unos años. La ilustración que lo acompaña es mía, pero de otro micro titulado La ruleta rusa. ¡Espero que os guste!



SUICIDIO

Noemí Hernández Muñoz




 Lo que más me jodió de disparar al policía no fue matar a una persona: fue que me había estropeado el suicidio. Yo estaba tranquilamente de pie al borde del edificio pensando en cómo sería mi caída con toda esa gente mirándome desde abajo...


Esas hormiguitas no me importaban una mierda, aunque estoy seguro de que muchas de ellas contribuyeron  a arruinarme la vida. Pero quería regalarles una cosita antes de marcharme: mi espectacular muerte en sus conciencias.

Me había llevado la pistola, por si me daba miedo caer y tenía que pegarme un tiro para hacerlo. No contaba con que un policía gilipollas se me acercara por la espalda. Pero hay que entenderlo: tenía que dispararle. Ya que yo no elegí nacer, tenía el derecho a elegir cuándo morir. 



Espero que os haya gustado. Cuando escribí este relato, intenté adentrarme en la mente de un hombre perturbado que se siente sin salida y que culpa a los demás de su suerte. También pretendía que cayera mal desde la perspectiva del lector. Espero haberlo conseguido.

Si os ha gustado, ya sabéis que podéis descargarlo desde aquí en pdf.

No es el mejor de mis relatos, pero para haberlo escrito hace unos años, cuando aún no me tomaba la liteatura en serio, no está tan mal.