viernes, 19 de agosto de 2016

Atrapado

¡Hola a todos!

Hoy os traigo un microrrelato con un final muy inesperado. Pero, antes, os quiero recordar que el día 9 de septiembre se revelará el nombre del ganador del sorteo. ¿Hay un sorteo y aún no os habéis enterado? Os lo explico entonces:

La semana pasada colgué una reseña de "Lo que amo de Dublín", una novela de Amanda Laneley. La autora cedió una copia electrónica de su obra para sortearla en este blog. ¿Qué hacer para entrar en el sorteo? Sólo tenéis que suscribiros al blog dándole al botón de "seguir", situado a la derecha, o también por correo electrónico, también a la derecha.

Explicado este tema, os dejo con el microrrelato. ¡Espero que os guste!


ATRAPADO

Noemí Hernández Muñoz




—Antes muerto que en la cárcel —dijo el chico.

Con una lentitud deliberada, se llevó el cañón de la pistola a la boca. El gatillo era suave y sólo tuvo que presionarlo ligeramente para accionar el arma ante los dos policías, que lo observaron atónitos.

Era el último miembro de la mafia que quedaba en libertad. La mayoría se había rendido y estaba entre rejas; otros habían muerto en el tiroteo. Pero él había escapado. O casi.

Los policías, impotentes, contemplaron la tragedia: el gatillo cedió enseguida y el muchacho cayó al suelo en una posición forzada, salpicándolos.
Los agentes se miraron entre sí con desconcierto. ¿Y ahora qué hacían? Uno de ellos disparó a la cara del cadáver y gritó:

—¡Eso no vale! ¡Teníamos que llevarte a la cárcel! ¡El juego no termina así!


El chico muerto se levantó riendo con la cara empapada y disparó a los otros con su pistola de agua.


Si queréis descargar este relato, podéis hacerlo desde aquí.

Espero que os haya sorprendido el final y, sobre todo, que os haya gustado. 

¡Espero vuestros comentarios!